Logo

Dirección: Núñez Morgado, 9 Esc. Izda., 1ºB, Madrid
Teléfono: 91 350 78 31 Fax: 91 350 97 42
Email: consulta@doctorbarros.com

Cirugía Estética del Contorno Corporal

Abdominoplastia - Cirugía del Abdomen

La Abdominoplastia consiste en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flaccidez muscular. Esta situación de exceso y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido un aumento de peso y posterior adelgazamiento o en mujeres tras el embarazo. La Abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

Los candidatos/as ideales para someterse a esta intervención son aquellos/as con una silueta relativamente armónica pero que están preocupados/as por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejoran a pesar de la dieta o el ejercicio físico. Así mismo esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos tras los cuales la piel y/o los músculos abdominales se han relajado.

En la consulta inicial el cirujano plástico evaluará su estado de salud y determinará la extensión de la acumulación de grasa en la región abdominal y el tono de la piel. Además es importante explorar la pared muscular para determinar separaciones de los músculos o incluso hernias.

También se realizará una historia clínica completa donde se comprobarán todos los aspectos médicos que pudiesen causar problemas durante o tras la intervención, como tensión arterial alta no controlada, alteraciones de la coagulación, tabaquismo, alergias medicamentosas. Así mismo se realizarán estudios complementarios preoperatorios (Análisis, Electrocardiograma, Radiografía de Tórax). Finalmente se complementa el preoperatorio con instrucciones previas a la cirugía.

Esta intervención se realiza siempre en quirófano y en algunos casos seleccionados se acompaña de liposucción complementaria. Si el/la paciente sólo tiene acumulación de grasa en la zona de debajo del ombligo puede ser suficiente realizar un procedimiento quirúrgico menos complejo denominado “miniabdominoplastia”, que no requiere ingreso hospitalario sino que se realiza en régimen ambulatorio.

El tipo de anestesia más empleado para realizar una Abdominoplastia es la anestesia general. En los casos en los que se realice una miniabdominoplastia y la liposucción abdominal se puede emplear anestesia local y sedación.

La Abdominoplastia suele durar entre 2 y 3 horas y la miniabdominoplastia alrededor de una hora.

La intervención se realiza a través de una incisión longitudinal de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo para separarlo de los tejidos circundantes. A continuación se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba hasta alcanzar el borde de las costillas, exponiendo los músculos abdominales, que son tensados y unidos en la línea media proporcionando una pared abdominal firme y una cintura más estrecha. La piel es estirada hacia abajo en dirección al pubis y se extirpa el fragmento sobrante; el ombligo se sitúa en su nueva posición.

Durante los primeros días el abdomen suele estar inflamado y puede notarse molestias y/o dolor que se controla con la oportuna medicación. Dependiendo del tiempo de cirugía se podrá marchar a casa al cabo de unas horas o permanecerá ingresado/a en la clínica una o dos noches. A pesar de que al principio el/la paciente no deba estirarse del todo, deberá empezar a caminar tan pronto como le sea posible.

Normalmente la recuperación tras la intervención es rápida y en unas dos semanas el/la paciente puede incorporarse a su vida laboral habitual. Los ejercicios fuertes deben evitarse hasta que uno se sienta cómodo. Las cicatrices pueden estar inflamadas y ser muy visibles los primeros dos o tres meses.

Las complicaciones son raras pero las más frecuentes son: la infección local que se resuelve con antibióticos y drenaje, los hematomas (acúmulo de sangre) que pueden requerir drenaje aspirativo adicional y la formación de trombos en las venas abdominales que se previenen moviendo las piernas e incorporándose tan pronto como permita la cirugía. Las personas fumadoras deben dejar de fumar una semana antes de la cirugía y deben conocer que el tabaco aumenta la posibilidad de complicaciones y retrasa la cicatrización.

La Abdominoplastia y/o la miniabdomoplastia ofrecen resultados excelentes en pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y posean un exceso de piel y grasa. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos siempre y cuando se acompañen de dieta equilibrada y ejercicio moderado.

 Subir   Volver