Logo

Dirección: Núñez Morgado, 9 Esc. Izda., 1ºB, Madrid
Teléfono: 91 350 78 31 Fax: 91 350 97 42
Email: consulta@doctorbarros.com

Cirugía Estética Facial

Cirugía de los Párpados (Blefaroplastia)

La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como Blefaroplastia, es un procedimiento para extraer la grasa y el exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. La Blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y hasta en algunos casos pueden interferir con la visión. Sin embargo la Blefaroplastia no elimina las “patas de gallo”, u otras arrugas faciales ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías faciales como el Lifting o la Rinoplastia.

Los candidatos ideales para someterse a una Blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría y no una perfección absoluta en su apariencia. Si usted posee un estado de salud general bueno, tiene estabilidad psicológica y es realista en sus expectativas, será un buen candidato/a.

Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que aumenten los riesgos al realizar una Blefaroplastia como son: los problemas de tiroides, las enfermedades cardiovasculares, tensión arterial alta y la diabetes. También antecedentes de glaucoma, desprendimiento de retina y “ojo seco” pueden suponer un riesgo y debe ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la Blefaroplastia.

Su cirujano plástico le proporcionará instrucciones específicas de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre la toma de alimentos y líquidos, supresión de ciertos medicamentos y abandono de hábitos de consumo de drogas y tabaquismo al menos una semana antes de la cirugía y al menos dos semanas después de la misma.

Como todas las operaciones de cirugía estética la Blefaroplastia debe ser individualizada para cada paciente. El cirujano en la consulta estudiará su caso para realizar las diferentes variaciones técnicas de la Blefaroplastia. Una historia clínica rigurosa es imprescindible, así como un estudio preoperatorio completo (Análisis, Electrocardiograma, Radiografía de tórax, etc.)

La Blefaroplastia se realiza en el quirófano de un centro hospitalario y no suele ser necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía. Suele realizarse bajo anestesia local y sedación con lo que el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor. La intervención suele durar entre sesenta y noventa minutos. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y piel y en ocasiones del músculo orbicular. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.

En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una Blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores con lo que la incisión se dispone en el interior del párpado inferior, no dejando cicatriz visible.

Tras la intervención se aplica una pomada oftálmica y unos apósitos con suero fisiológico muy frío con el fin de reducir las molestias y la inflamación. Es normal que durante la primera semana persista la hinchazón y los cardenales de los párpados. La mayor parte de los pacientes podrán incorporarse a su vida normal en diez o doce días.

Al principio las cicatrices pueden ser visibles, como finas líneas enrojecidas, situadas en el pliegue del párpado superior y por debajo de las pestañas en el párpado inferior.

Las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo existe la posibilidad de: infección local, sangrado, y/o hematomas. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una Blefaroplastia incluyen la visión doble o borrosa durante unos días, así como la dificultad para cerrar completamente los párpados durante el sueño.

Los resultados de la Blefaroplastia son muy gratificantes para el paciente, dándole un aspecto más juvenil y en la mayoría de los casos son permanentes.

 Subir   Volver