Logo

Dirección: Núñez Morgado, 9 Esc. Izda., 1ºB, Madrid
Teléfono: 91 350 78 31 Fax: 91 350 97 42
Email: consulta@doctorbarros.com

Cirugía Estética Facial

Estiramiento Facial (Lifting)

El Lifting es un procedimiento quirúrgico destinado a tensar la piel y los tejidos subcutáneos de la cara y el cuello con objeto de reducir los pliegues y arrugas.

La estructura ósea de la cara, la musculatura y la textura cutánea sufren un proceso involutivo con el paso de los años. Además, hay unos factores hereditarios, hábitos alimentarios, situaciones de estrés, exposición prolongada al sol, etc., que modifican significativamente los signos del envejecimiento facial.

El Lifting habitualmente trata la piel del cuello y las mejillas, pero en ocasiones se corrigen también las arrugas de la frente y el descenso de las cejas. La cirugía de los párpados con bastante frecuencia se realiza junto con el estiramiento facial.

Como todas las operaciones de cirugía estética el Lifting debe ser individualizado para cada paciente. El cirujano en la consulta analizará su rostro, su tipo de piel y estructura ósea y le comentará las posibilidades que la cirugía le ofrece. Así mismo, también comprobará todos aquellos aspectos médicos que pudiesen causar problemas durante o tras la intervención, como la tensión arterial alta no controlada, alteraciones de la coagulación, tabaquismo, etc. Previa a la cirugía es imprescindible elaborar una historia clínica rigurosa y un estudio preoperatorio completo (análisis, E.C.G., RX, etc.)

La operación se puede realizar con anestesia general o anestesia local y sedación dependiendo de cada caso particular (amplitud de la cirugía, deseos personales del paciente, etc. )

En la actualidad existen numerosas técnicas en las que hay grandes diferencias en la ubicación y longitud de las cicatrices resultantes. Habitualmente las incisiones comienzan en la zona de la sien, rodean las orejas y terminan en un área del cuero cabelludo próxima a la nuca. A través de estas incisiones se realiza un despegamiento más o menos amplio de la piel y se tensan los músculos cérvico-faciales para proporcionar a la cara y al cuello un aspecto más firme y duradero.

Después de la intervención que suele durar entre dos y cuatro horas en función de la amplitud de la misma y de si se hace un tratamiento complementario de los párpados y/o liposucción de papada, etc., se colocan unos drenajes para disminuir la posibilidad de hematomas y reducir la inflamación y normalmente se aplica un vendaje.

El postoperatorio no suele ser doloroso. Las molestias (sensación de tensión, acorchamiento, etc.) ceden espontáneamente o con analgésicos. La inflamación de la cara y del cuello así como los moretones duran aproximadamente una semana.

A los cinco o seis días se comienzan a quitar los puntos de sutura, proceso que se completa a los diez-doce días. Habitualmente en la tercera semana postoperatoria se puede realizar una vida prácticamente normal, incorporándose incluso a sus tareas profesionales.

La mayor parte de las cicatrices quedan ocultas en el cuero cabelludo, por encima de la sien y hacia la nuca. Solamente una pequeña zona delante de las orejas y en las primeras semanas tras la cirugía pueden notarse algo las cicatrices, que por otra parte se ocultan fácilmente con el peinado.

Las intervenciones de estiramiento facial no solamente logran un rejuvenecimiento notable sino que además, la edad aparente sigue retrasada durante mucho tiempo en relación a la edad cronológica. Si con el paso de los años volviesen a aparecer arrugas y pliegues la operación podría volver a realizarse.

Las posibles complicaciones del estiramiento cérvico-facial son escasas y en la mayoría de los casos transitorias: hematomas, defectos de cicatrización, caída de cabello en la cicatriz del cuero cabelludo, alteraciones de la movilidad de las cejas y los labios, etc. En raras ocasiones es necesario realizar pequeñas operaciones complementarias para tratar estas complicaciones en el periodo postoperatorio inmediato o tardío. Reducirá en gran medida los riesgos si sigue las directrices de su cirujano tanto antes como después de la cirugía.

 Subir   Volver